iron-cupcake-soda-pop

¿DE DÓNDE VINO LA LOCURA DE LAS MAGDALENAS? COMO UNA PANADERÍA AMERICANA EN LONDRES, ES NUESTRO DEBER COMPARTIR UN POCO DE HISTORIA DETRÁS DE NUESTRO PASTEL FAVORITO DE TODOS LOS TIEMPOS: EL PASTELITO.
En 2004 trajimos el cupcake a Londres de una manera grande cuando abrimos nuestra primera panadería en Portobello Road.

Nuestros primeros clientes en nuestras panaderías no tenían ni idea de lo que eran los cupcakes de terciopelo Rojo (esponjita de vainilla de color rojo profundo con un toque de cacao y crema de queso glaseado) y había muchas preguntas en torno a si un cupcake y un pastel de hadas y un muffin eran la misma cosa.

Era evidente que los londinenses estaban familiarizados con los pasteles de hadas y les llevó un poco de tiempo adaptarse a las esponjas más grandes y frostings generosos. Pero pronto se dieron cuenta de que cuanto más grande era mejor y la Magdalena estaba aquí para quedarse.Mientras que el pastel en sí en alguna forma u otro ha estado alrededor desde tiempos remotos, los pastelitos surgieron por primera vez en América.

Se cree que la primera referencia a “un pastel para ser horneado en pequeñas tazas”, en lugar de un pastel de capas, fue en “Amelia Simmons Cocina americana” en 1796. La primera referencia a la palabra “cupcake” se dice que es de un autor estadounidense del siglo XIX llamado Eliza Leslie en su libro de cocina “Recibos”.

Es posible que las “magdalenas” también fueran una referencia a las técnicas de medición, con varios pasteles distinguibles por su nombre por sus medidas para que sean fáciles de x por volumen, tales como pasteles de libra.

No hay un solo inventor de la Magdalena. La historia de la Magdalena no es del todo clara, ya que la mayoría de las recetas se desarrollaron en las cocinas de casa y se transmitieron a través de las familias y amigos, con adaptaciones a menudo hechas con facilidad o conveniencia.

Es probable que el Tamaño pequeño, la apariencia delicada y el porcionado individual hizo la Magdalena una alternativa fácil a los rituales de cortar una torta entera y servir con tenedores. El calor de un horno era también un gasto y reducir el Tamaño de los pasteles a ser cocidos era económico.

Además, como sabemos de hornear cupcakes con nuestros pequeños, su Tamaño y forma es ideal para los niños y para compartir, haciéndolos un práctico postre para fiestas de cumpleaños y televisi. Y afrontémoslo: ¡a nadie le gusta compartir pastel!